Madama Butterfly (Puccini)


Foto del Royal Opera House of London. Tomada de Google Imágenes

Muchos años de mi vida me ha preocupado por lo que la gente piensa de la Opera. Como soy un enamorado de este Arte, siempre me mortifico porque la gente por desconocimiento diga que aborrece esa música, cuando a mi me parece profunda, llena de sentimientos y emociones y que aglutina música, escena, voz y representación.

Pienso que es muy importante elegir una buena Opera la primera vez que queremos ir a un teatro para descubrirla poco a poco. Me da terror que alguien que quiera conocer una Opera se le ocurra ir a ver algo de Wagner como “Los Maestros Cantores de Nuremberg”, que dura 5 horas con una densidad musical muy espesa y encima cantada en alemán.

Recuerdo las palabras de Richard Gere a Julia Roberts en Pretty Woman cuando la lleva a ver su primera Opera, La Traviata, donde le dice,,algo como: “la Opera la primera vez que la oyes o te fascina o la aborreces, pero que no hay punto intermedio”. Por mi parte creo que nunca se  puede aborrecer siempre que esa primera vez, aciertes lo que escuches y veas.

Fuente de la fotografía: Teatro Municipal de Santiago de Chile. Tomada de la página web del la Biblioteca de Congreso de Chile

En estos días compré la entrada para ir a ver Madame Butterfly en el Auditorio de Tenerife, que por cierto al día de hoy, tiene sus dos funciones agotadas, y se representa a finales de octubre. Esta si la recomendaría como una opción de una primera Opera para ver, así como Carmen, La Traviata, La Boheme, Pagliacci y Cavalleria Rusticana, El barbero de Sevilla, Las Bodas de Figaro, etc. y luego seguir con Operas más densas como Aida, Turandot, Nabucco, Norma, etc. Dejando para el final a Wagner.

Photos © Dan Rest

He visto Madame Butterfly una vez, hace años. Es una Opera con un final muy trágico, una historia que habla de amor y tragedia, de engaño y esperanza. Copio  el Argumento desde Wikipedia, para que comprendan sobre ella:

Acto 1

Transcurre en Nagasaki, a finales del siglo XIX o principios del XX.

Mientras está destinado a bordo del navío USS Abraham Lincoln , F. B. Pinkerton, oficial de la marina estadounidense por intermedio del casamentero Goro consigue a la quinceañera Cio-Cio-San en matrimonio.

Para Cio-Cio-San (o Madama Butterfly, Señorita Mariposa) es un casamiento de por vida, pero para Pinkerton sólo una aventura fuera de su país. Durante el casamiento el tío bonzo (monje budista) de Butterfly aparece y la maldice por traicionar las costumbres niponas. Su familia entonces la reniega.

Butterfly y Pinkerton tienen su apasionada, primera noche de amor (dúo Vogliatemi bene).

Acto 2

Pinkerton ha regresado a Estados Unidos prometiendo retornar. Butterfly y su criada Suzuki lo esperan inútilmente, Butterfly confía en que volverá (aria Un bel dí vedremo).

El cónsul americano llega con la noticia que Pinkerton no lo hará y Butterfly destrozada le muestra el hijo que ha nacido en su ausencia y que las dos han criado con la esperanza del retorno.

El cónsul promete informar a Pinkerton del asunto y aconseja a Butterfly que vuelva a casarse con Yamadori, un príncipe que la pretende.

Suena el cañón del puerto informando que atraca un navío, es el barco de Pinkerton y Butterfly renace esperanzada.

Las dos mujeres y el niño se preparan a esperar su llegada (Coro a boca cerrada).

Acto 3

Pinkerton ha regresado sólo de visita al Japón con su legítima esposa norteamericana Kate. Al enterarse de la existencia del hijo deciden recogerlo para criarlo en los Estados Unidos.

La desolada Butterfly se lo entrega no sin antes despedirse (Tu tu piccolo iddio). Luego se retira a sus habitaciones y comete seppuku (suicidio ritual japonés).

En el desgarrador final, la geisha moribunda siente la voz de Pinkerton llamándola: “¡¡¡Butterfly!!!… ¡¡¡Butterfly!!!”.

About these ads

8 comentarios en “Madama Butterfly (Puccini)

  1. A mi me pasa un poco lo mismo.llega a dolerme cuando alguien me dice: “Vaya música que escuchas”, y siempre pienso que es porque no se han parado a escuchar. Yo me hice amante de la ópera la primera vez que asistí con una salida cultural del colegio. Me enganchó y encuentro de gran relax el escucharla, hasta el punto de emocionarme con su belleza. Basta comprobar lo que es la voz humana, para asombrarse ante los espectáculos que nos ofrece.
    Gracias por tener una referencia en tu blog, donde acudir a deleitarse con la ópera. Un abrazo

  2. Esta ópera en particular, Madama Butterfly, ejemplifica muy bien la ligereza y el egoísmo de los valores occidentales, frente a los de oriente. Nos habla de honor, lealtad y entrega incondicional. Por eso el final es tan fuerte, porque durante los primeros dos actos, la liviandad de Pinkerton frente a la solemnidad de Cio-Cio-San a algunos espectadores hasta les parece cómica, ya que hacen un fuerte contraste con el desparpajo y arrogancia de Pinkerton. Pero es en el tercer acto, cuando el egoísmo terrible de Pinkerton se manifiesta, y así su desprecio hacia el amor, que termina por doblegar el alma de Cio-Cio-San, hasta develar la acción terrible que le ha provocado en el alma a la que lo amó incondicionalmente, y a quien aguardó con fe su regreso y fidelidad. Una obra maestra de la Ópera, la cual todos deberíamos de ver y disfrutar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s