Quidam – Cirque du Soleil – Cuarta entrega


Uno de las escenas que me dejó con la boca abierta cuando fui a ver Quidam en Madrid, fue la que muestro a continuación, no solo me dejó la boca abierta, sino que me dejaba sin respiración, la tensión que se pasa es inmensa, en los momentos cumbres no se oye ni un mosquito volar.

Esta escena es para verla de noche, lo recomiendo, hay que apagar las luces de la habitación, agrandar la imagen en la pantalla del ordenador y poner la música a un volumen aceptablemente alto, y así dejarse envolver por la magia que fluye a nuestro alrdedor, esta escena la defino como GRANDIOSA, se abre el telón…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s