Polonio y Laertes en “Hamlet” William Shakespeare


En el año 2008, tuve la oportunidad de ir al Teatro Guimerá de Santa Cruz de Tenerife y ver la representación de Hamlet dirigida por Juan Diego Botto. Una versión muy fresca de la obra de Shakespeare, donde no hubo necesidad de intermedios ya que se quitó texto a la obra, pero sin dañarla. Me gustó mucho, la disfruté. Me he atrevido a colocar en este post algunas fotos de la página: http://juandiegobotto.iespana.es/Hamlet.htm

Juan Diego Botto y yo
Luis Hostalot y yo

En mis tiempos de bachillerato leí Hamlet por completo, eran grandes tiempos en la educación, tuve una magnífica profesora de “Castellano, Lengua y Literatura” (así llamábamos en Venezuela a dicha materia de los 5 años de bachillerato) La Profesora Cristina, en El Colegio Santo Tomás de Aquino, me hizo enamorarme de historias desconocidas, remonté en un bongo a través del Río Arauca bordeando la margen derecha para conocer a Doña Bárbara, Conocí la Historia de la Creación del Mundo  de la civilización Maya con el Popol Vuh, me transformé en Cucaracha con Kafka, me reí  con el absurdo de  la Cantante Calva de Eugene Ionesco, sufrí  con las hijas de Bernarda Alba (pincha aquí para ver el post de Bernarda Alba), me llevaron las hormigas en Cien Años de Soledad, sentí rabia por Hamlet.

Eso sí, aborrecí la poesía. Soy el fruto de todo lo leido, de todas

las historias imaginadas. Al final de todo me

quedo con el Realismo Mágico.

En esos años al descubrir a Shakespeare, me fascinó un texto de Hamlet, donde Polonio se despide de su hijo Laertes, que debe partir hacia Francia, y me ha seguido toda mi vida, aunque no siempre lo aplico, pero lo intento:

“Hijo, recibe mi bendición y procura imprimir en la memoria estos pocos preceptos.

No publiques con facilidad lo que pienses, ni ejecutes cosa no bien premeditada primero.

Debes ser afable, pero no vulgar en el trato.

Une a tu alma con vínculos de acero aquellos amigos que adoptaste después de examinada su conducta; pero no acaricies con mano pródiga a los que acaban de salir del cascarón y aún están sin plumas.

Huye siempre de mezclarte en disputas; pero una vez metido en ellas, obra de manera que tu contrario huya de ti.

Presta el oído a todos y a pocos la voz. Oye las censuras de los demás; pero reserva tu propia opinión.

Sea tu vestido tan costoso cuanto tus facultades lo permitan; pero no afectado en su hechura, rico, no extravagante, porque el traje dice por lo común quién es el sujeto, y los caballeros y principales señores franceses tienen el gusto muy delicado en esta materia.

Procura no dar ni pedir prestado a nadie, porque el que presta suele perder a un tiempo el dinero y el amigo, y el que se acostumbra a pedir prestado falta al espíritu de economía y buen orden, que nos es tan útil.

Pero, sobre todo, usa de ingenuidad contigo mismo, y no podrás ser falso con los demás, consecuencia tan necesaria como que la noche suceda al día. Adiós y Él permita que mi bendición haga fructificar en ti estos consejos.”

Cuelgo el video en idioma original:



7 comentarios en “Polonio y Laertes en “Hamlet” William Shakespeare

  1. Esta feo citarse a uno mismo, Ramón, pero voy a hacer una excepción porque creo que te puede interesar: conocí a una ciberamiga, de nombre “Amor” que escribe por mi blog, a raíz de una jugosa discusión que mantuvimos sobre Bernarda Alba. Si te apetece:

    http://hoymehadadoporahi.wordpress.com/2010/03/12/simbolos/

    En el comentario 19 entro yo como toro en cacharrería sin conocer de nada a Amor, y a partir de ahí el resto de comentarios son discusión sobre la interpretación de la obra.

    1. Pues la discusión me ha parecido de lo más entretenida. No sé si descolgar o ponerme a pasar la fregona, creo que esto último, jajajajaja.

  2. Jajaja. Pues a partir de ahí hicimos amistad. Vale la pena discutir aunque se discrepe. A mí es que me ponen muy negro las “interpretaciones modelnas” de las obras clásicas. No digo que no las haya muy interpretables, pero esta gente se pasa: acoplan las obras para que les cuadren sus cuentas: ¿que soy homosexual y quiero hacer un canto a la homosexualidad?. “observamos una homosexualidad que subyace clara en la obra que a duras penas la trama consigue ocultar…” Y están hablando de una película de Rambo…

  3. No recuerdo por qué no pude ir ese al Guimerá, Una pena … ah espera sí me acuerdo … ¡¡¡ me quedé en casa viendo la saga completa de Rambo !!!!!!!! jajajajajajjaja

    Ese momento de no sentirse las piernas. ¿no piensan que puede indicar algún tipo de disfunción eréctil? Por eso como compensación siempre llevaba cuchillos de medio metro y cosas asi…

  4. jajajajaja, lo de las piernas no me lo hubiera imaginado en esa época, pero ahora que tengo 40 años, puede ser una clase de disfunción, jajajajajajajajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s