MISERICORDIA PARA HAITÍ


Así era Haití

Llevo un día entero pensando en Haití, siento mucho dolor interno por lo que está pasando. No me he podido concentrar mucho en el trabajo, por diversas razones, lo aclaro, pero en mi cabeza está el pensamiento por la pobre gente de Haití, y digo pobre literalmente. Llevo leyendo poco a poco el último libro de Isabel Allende, La Hija bajo el Mar, está desarrollado en la Isla de Haití, en los tiempos de la esclavitud del siglo 19. Aunque es una novela, me impresiona como describe la muy humana vida de los esclavos y terratenientes.

Así es Haití hoy 14-ene-2010

Haití lleva muchos años padeciendo y sufriendo, es una sociedad donde el Cristianismo se ha mezclado con el paganismo africano. Es tierra de vudú (religión que se originó a partir de las creencias que poseían los pueblos que fueron trasladados como esclavos desde el África Occidental y del contacto de estas creencias con la religión cristiana propia de los esclavistas). A pesar de ello es tierra fecunda para evangelizar, San Pablo se dedicó a ello hace 2.000 años en tierras norteafricanas, así como en Grecia y Roma.

Hace 2 días se cayeron hospitales, casas, edificios del gobierno, escuelas, iglesias, supermercados, cárceles, estaciones de gasolina, teléfonos, electricidad, gas, estaciones de bomberos y policías, se abrieron carreteras, se destruyó La Catedral, la casa presidencial, las oficinas de hacienda, oficinas bancarias, estaciones de autobuses, se ha destruido mucho, y lo peor, han muerto más de 100.000 personas. Pero esto no termina ahí ¿y el después? ¿las familias rotas? ¿la tristeza psicológica de las personas que han perdido sus bienes materiales? ¿los que se enfermen dónde serán atendidos? ¿los pacientes de cáncer, de diabetes, y los de Sida? ¿dónde se harán diálisis? ¿los huérfanos dónde serán acogidos si no hay guarderías? ¿y los viejitos sólos? ¿y dónde se comprará comida? ¿Quién tendrá fuerzas para sembrar el campo? ¿cómo se bañará la gente sin agua? ¿Y el agua potable para beber?

DIOS MÍO, SEÑOR DE TODO LO CREADO, TÚ QUE DERRAMAS TU MISERICORDIA SOBRE EL MUNDO ENTERO, TEN COMPASIÓN DE ESA POBRE GENTE. TU ME ESCUCHAS SIEMPRE, DETÉN LA FUERZA DE LA TIERRA, TÚ QUE ESCRIBES RECTO CON RENGLONES TORCIDOS, SACA MUCHO BIEN, MUCHO AMOR, MUCHA FELICIDAD DE ESTE DOLOR QUE HA CAUSADO TÚ ENEMIGO, QUE HA CAUSADO EL PECADO. EL MUNDO POCO HA AYUDADO A ESE PUEBLO, QUE HAN TENIDO GOBERNANTES MALVADOS Y CORRUPTOS, QUE SON LOS CAUSANTES DE QUE UN TERREMOTO HAGA ESTRAGOS TAN GRANDES, ESTO NO PASA EN OTROS PAÍSES DONDE SE HA REPARTIDO MEJOR LOS BIENES QUE POR TU BONDAD NOS ENTREGAS. AQUÍ HA PASADO POR QUE EXISTE AVARICIA Y AL PUEBLO NO LE HA LLEGADO LO SUFICIENTE PARA ESTAR PREPARADOS. SACA MUCHO BIEN SEÑOR. DERRAMA TU MISERICORDIA.

Tres amigos blogeros y yo nos hemos unido en oración para que el Señor se apiade de Haití y de su pueblo. Quiero darles las gracias a Ángel (Siete en Familia), a Arcendo (La Hoja del Arce) y a Efrén (Detrás del Espejo) por sus oraciones y por promover las ayudas espirituales y materiales. En el blog de Efrén (www.detrasdelespejo.es) está un largo listado de organizaciones con cuentas bancarias a las que se les puede hacer llegar cualquier donativo.

Un abrazo y GRACIAS, MIL GRACIAS POR ESTAR Y AYUDAR.

Anuncios

6 comentarios en “MISERICORDIA PARA HAITÍ

  1. te doy las gracias por la caridad cristiana que has sabido mostrar desde el primer momento ante el dolor ajeno.Por tu ejemplo y testimonio, por tu amor. Que Dios recompense tu obra y bendiga siempre. Un fuerte abrazo. he recibido muchos emails que se han adherido. Doy gracias al Espíritu Santo que te inspiró.Un fuerte abrazo

  2. sin palabras, mi oracion por las almas que las acoga Dios y las lleve al cielo, sin palabras no puedo decir nada en miblog, cogo el lazo funebre y pido por ellas.

  3. el señor misericordioso sabrá como ayudar a todas esas personas desamparadas, el nunca nos abandona , muchas veces pasa esto por que nosotros nos alejamos de él, pero con nuetras oraciones hagamos llegar esas personas con él

  4. Muchas veces como seres humanos nos atrevemos a decirle a Dios ¿Por qué permites tanto dolor? sin darnos cuenta de que las tragedias son consecuencia de nuestras propias accciones pecaminosas que han contaminado al mundo entero. Pero en lugar de preguntar ¿Por qué? deberíamos preguntarnos ¿Para qué? Recordemos que es en los momentos de dolor en donde se intensifica la unidad, la solidaridad y las oportunidades de ayudar a los demás. Por eso Dios permite las pruebas porque es en esos momentos donde se manifiesta la misericordia divina y saca lo mejor de nosotros en favor de los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s