Pagliacci (Payasos) y La Voixe Humaine


Pagliacci

Hace 29 años aproximadamente, cuando apenas tenía 11, sentía fascinación por la música sinfónica especialmente la que acompañaba algún concierto de piano, solía grabar en cassette (cintas) algunas en especial y me encantaba escuchar repetidamente el Concierto para piano y orquesta Nº 5 de Beethoven, pero un día escuchando una emisora de radio cultural, para esos entonces en AM,  escuché por primera vez esto:

Comprenderán mi fascinación desde ese día por la Opera, y aunque parezca extraño, me viene ahora a la memoria la escena de Pretty Woman con Julia Roberts donde Mel Gibson cuando la lleva a ver la Traviata, le comenta que la Opera nunca te deja indiferente, la primera vez que la escuchas, o la amas o la aborreces, pero nunca te deja indiferente.

El sábado tuve la oportunidad de verla nuevamente en un teatro, esta vez en el Auditorio de Tenerife,

Auditorio de Tenerife

la primera vez fue en el Teatro Teresa Carreño de Caracas, como siempre me vuelve a fascinar, no quiero alargarme, tendría tanto que contar. Esta opera suele representarse en el mundo entero siendo antecedida por otra, Cavalleria Rusticana, debido a la brevedad de ambas.

En este caso, me soprendió que la primera parte fuese la opera La Voixe Humaine del autor Francis Poulenc; cantada por una soprano absolutamente fantástica, Rafaella Angeletti, que nos hipnotizó durante 45 minutos haciéndonos sufrir la agonía de hablar por teléfono con su ex amante. Román Calleja en el programa de mano lo describe muy acertadamente: ” …Y es que nuestra protagonista acaba de ser abandonada, habla por última vez con un ex amante, inmersa en un río de reclamos agónicos y desesperados, de promesas vagas, de recuerdos descoloridos, donde su voz desangra desolación…Ella, en medio de una habitación llena de lujo, con todo lo material a su alcance y con un único elemento, el teléfono, para poder engancharse a la vida, a esa relación que desde hace cinco años mantiene con ese hombre que dos días atrás la ha dejado para casarse, al día siguiente, con otra mujer.”

Luego del intermedio pudimos también disfrutar de Pagliacci, del autor Rugero Leoncavallo, y como siempre mi forma de decir que estuvo magníficamente representada, cantada y acompañada por la orquesta magistralmente, es cuando me logran poner “literalmente” los pelos de punta. Aquí va la escena final sacada de Youtube:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s