Pepita Embil y María José Domingo


Mi intención con el título no era resaltar al maestro, que ya conté una anécdota de él, sino el honor de haber conocido a estas dos damas,

Pepita Embil y María José Domingo

25 de septiembre de 1993 en el Teatro Teresa Carreño

fue en el año… 1993, para ser más exactos el 25 de septiembre cuando tuve el honor de acompañar como attaché a Doña Pepita Embil y a su hija Doña María José Domingo Embil, acompañándolas desde el hotel donde se hospedaban (Hilton Caracas) hasta el Teatro Teresa Carreño donde se presentaba la primera función de gala de El Gato Montés (Pincha aquí para saber más), hago un paréntesis (fue un desastre de representación porque no estaba preparada parte de la escenografía y solo se presentó a medias, que vergüenza ante estas damas) Esa noche le entregaban un premio a Doña Pepita Embil, no recuerdo de que se trataba, pero si la acompañé hasta el podium colocado en el escenario para recibir ese premio y decir una palabras. Me conmoví mucho al ver a tan distinguida dama tan nerviosa en ese momento (por algún lado tengo la foto de ambos y que salió en los periódicos)

Luego de la función, las acompañé a un coctél junto con el elenco de El Gato Montes, algo que se suele hacer en la galas de las artes.

El día previo fue especial, me pidieron acompañar a la directora del teatro Doña Beatrice Rangel con el chofer para recoger a las señoras en el aeropuerto. Llegamos tarde (otra verguenza) De todas formas desde la presidencia se informó de la llegada de las distinguidas visitantes y que se encargaran en la zona de protocolo de facilitarles la recogida de maletas, el sellado de pasaportes, etc. (creo que así fue y espero que así haya sido) Al llegar no estaban en la sala de protocolo y corriendo como locos por todo el aeropuerto llegamos hasta la puerta de salida donde se encontraban.

Para mi fue realmente una sorpresa ver a estas señoras, Doña Pepita Embil absolutamente hermosa, una piel impecable, un rostro hermoso, vestida de Gucci de pie a cabeza y lo digo literalmente (vestido negro Gucci, con la cartera a juego con la misma tela del vestido y zapatos a juego con la misma tela del vestido y cartera) Doña María José muy guapa también y muy simpática.

Luego del aeropuerto las acompañamos hasta su hotel, me encargué de todos los trámites en la recepción, las acompañamos hasta sus habitaciones, y a descansar para el día siguiente, que ya les conté anteriormente.

Para mi fue un gran honor conocerlas brevemente y me entristecí mucho al saber que al año siguiente, en 1994 Doña Pepita Embil Echaniz fallecía. Desde aquí le mando un beso.

También envío un beso a su hija Doña María José Domingo Embil.

PD: por cierto, el hijo de una amiga familiar suele ser el chofér de D. Plácido Domingo cuando se encuentra en Madrid. Las vueltas que da el mundo, todo está enlazado.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s